Hacer un armario para zapatos económico, aprovecha todo el espacio interior

Los zapatos requieren un lugar donde estén bien ordenados, preservados del polvo y sin amontonarse. Así, además de escogerlos cómodamente, les evitaremos dobleces y arrugas, prolongando su vida útil. Guardarlos en un armario mixto junto con las camisas, los trajes y los jerseys resulta inadecuado, porque la ropa acaba cogiendo olor. Es mucho mejor reservarles un lugar exclusivo. Os vamos a contar cómo hacer un armario de zapatos.

Cómo hacer un armario para los zapatos

Cómo hacer un armario para los zapatos

Primeras apreciaciones

Ante todo debemos saber que el calzado, sobre todo el femenino, tiene el centro de gravedad muy retrasado, cerca del tacón, cosa que puede comprenderse fácilmente observando un zapato de perfil.Cualquier soporte deberá tener una marcada inclinación hacia delante, porque si estuviera nivelado muchos zapatos caerían hacia atrás. Los soportes inclinados, además, acortan el espacio necesario para nuestro mueble.

Hemos escogido para los apoyos el tubo que se utiliza como barra para las cortinas ligeras, un tubo de 7 mm que se corta fácilmente con el cortatubos.

Empezaremos decidiendo qué parte de la altura total vamos a emplear. Dejaremos el suelo libre de soportes hasta unos 50 centímetros de altura, para guardar las botas grandes, la caja de los cepillos, y otros accesorios.

Manos a la obra

Las barras se afirmarán a la pared con unos sencillos ‘vasos’ de fondo enroscable.

Medimos el armario, para saber cuántos pisos de zapatos caben. Las hileras que montaremos son triples, separadas de la “planta” siguiente unos 25 centímetros. Esta medida es flexible, por ejemplo en las filas inferiores conviene mayor separación, por comodidad.

Ya sabemos el número de pisos que tendrá nuestro parking. Ahora lo multiplicamos por el ancho del armario, y triplicamos el resultado, dado que cada nivel llevará tres barras. Así obtenemos cuántos metros de barra necesitamos.

En las ferreterías venden la barra de 7 mm en medidas diferentes, desde dos a seis metros. Escogeremos la medida que permita el máximo aprovechamiento, según el ancho de nuestro armario.

Es decir, si nuestro armario (como el de la foto) mide 130 centímetros de ancho, nuestra barra es la de 4 metros: podremos sacar tres piezas de cada una, desperdiciando sólo 10 centímetros del largo total. Una proporción muy razonable. El bricolega debe imitar a los profesionales, que ajustan los cálculos para comprar lo preciso.

Finalmente hemos comprado siete barras de 4 metros, una por cada ‘planta’. Las fijaciones que pondremos serán tirafondos de 35 mm con tacos del 6, más que suficiente en un tabique sano.

Paso a paso

Nuestra labor empieza marcando en la pared las alturas aproximadas de cada nivel, según la barra exterior. Poniendo un zapato ‘en estado de reposo’ a la distancia que permita cerrar la puerta, hacemos la marca. Taladramos, ponemos el taco, luego el tirafondos con la base, y presentamos la barra.

Con un nivel encima, marcamos la otra pared. Dada la profundidad del armario (unos 50 cm) las tres barras de cada planta irán separadas 15 cm, y cada una estará 8 cm más arriba que la anterior. Con una falsa escuadra fijamos el ángulo a partir de la primera, y el resto es muy sencillo.

Las paredes de un armario son algo irregulares, pero no hay problema: la pieza que sujeta las barras tolera pequeñas diferencias. Conviene medir el ancho del armario en varios sitios, y sacar una media.

Una vez puesta la primera planta, ejecutamos fácilmente las restantes.

El resultado: un armario para zapatos económico, y que al ser de tres barras permite varias posiciones, facilitando un gran ‘aforo’.

http://bricolaje.facilisimo.com/